Qué hacer si un escalador sufre un golpe en la cabeza

Crane suture metopique Foto CC

La caída de una piedra o un golpe en una caída cabeza abajo son dos causas comunes de traumatismo craneal en escalada. Los médicos Iñigo Soteras y Enric Subirats de la Unidad de Medicina de Urgencias en Montaña del Hospital Transfronterer de Puigcerdà, explican cómo actuar.

Ante un compañero que ha sufrido un golpe en la cabeza, lo primero es averiguar su gravedad, avisar si es necesario a los servicios de rescate e intentar inmovilizar la cabeza.

¿Cómo se produce? Un traumatismo en la cabeza puede romper algunos vasos sanguíneos que están alrededor del cerebro y la sangre puede comprimir al cerebro dentro del cráneo. Esta hemorragia e inflamación (edema) intracraneal produce un daño importante e incluso la muerte si no se drena en un servicio de Neurocirugía.

¿Cómo se trata? Lo más importante es reconocer su gravedad y evitar que las lesiones cerebrales progresen hacia una hemorragia e inflamación intracraneal ya que precisarían cirugía urgente.

1. Traumatismo craneal leve

La víctima permanece asintomática tras el golpe y mientras recibe ayuda de sus compañeros o sanitarios. El accidentado abrirá los ojos, estará alerta y hablará correctamente.
Generalmente:

• Tiene entre 4 y 60 años.
• Va recordando lo que ha ocurrido, (no tiene por qué acordarse de todo).
• No presenta un dolor de cabeza intenso.
• No vomita.
• No presenta intoxicación por drogas o alcohol ni toma anticoagulantes.
• La hemorragia de la herida se controla fácilmente.
• No tiene convulsiones.

Fuera de estos supuestos se considerará siempre traumatismo craneal grave.

Qué hacer
• Si existe hemorragia habrá que detenerla haciendo presión con gasas o ropa, intentando que sea lo más limpia posible, y posteriormente realizar un vendaje apretado con vendas o pañuelos.
• Evitar la infección lavando la herida a fondo y, si es posible, aplicar povidona yodada.
• Se podrá ofrecer analgesia de nuestro botiquín, como ibuprofeno 600 mg.
• La inflamación local puede disminuir gracias a la presión del vendaje o frío local, teniendo cuidado de no humedecer el vendaje.
• Procurar estar en reposo evitando luces y ruidos intensos.
• Tomar alimentos ligeros y no esforzarse en comer si no se tiene apetito.
• El herido puede dormir pero deberá estar acompañado para advertir posibles signos de alarma:

– Dolor de cabeza intenso que no mejora con analgésicos.
– Vómitos.
– Trastornos de comportamiento, irritabilidad.
– Convulsiones.
– Diferencia del tamaño de las pupilas.
– Pérdida de fuerza de extremidades.
– Trastorno en el habla.
– Tendencia anormal al sueño.
– Pérdida de conocimiento.

2. Traumatismo craneal grave

Además de valorar lo citado anteriormente, estaremos ante un traumatismo grave cuando aparezcan síntomas como: pérdida de conciencia, amnesia, cefalea, vómitos incoercibles, agitación, alteraciones del estado mental o exista una herida con una hemorragia que no se pueda detener.

Qué hacer
• Siempre se debe avisar al 112 o al teléfono local de emergencias, ya que requiere un traslado a centro hospitalario con servicio de Neurocirugía.
• No dejar a la víctima sola.
• La inmovilización cervical, restringiendo muy especialmente el movimiento lateral y antero–posterior del cuello, lo que se consigue improvisando topes a ambos lados del cuello y cabeza unidos con una cinta en la frente.
• Estar pendiente de que la víctima respire sin dificultad. Si vomita lateralizar al herido como “un bloque” o mantener su mandíbula elevada si su caída dificulta la salida del aire.
• Detener la hemorragia si existe.
• Mientras esperamos la evacuación se protegerá a la víctima del ambiente (sea frío o calor), permanecerá en reposo, con la cabeza elevada, la columna vertebral lo más recta posible y el cuello inmovilizado.
• El nivel de conciencia (A, V, D, N) deberá ser evaluado regularmente y se comunicará cualquier cambio al servicio de emergencias y rescate.
• No dar alimentos, ni medicación por vía oral.
• Señalizar / preparar una zona de aterrizaje del helicóptero lo más grande posible con una ladera en descenso y sin objetos altos por el perímetro.

En caso de traumatismo craneal durante la práctica de escalada, se debe intentar colocar al accidentado en una repisa con la cabeza elevada y la columna vertebral lo más recta posible. Si no se conoce la técnica correcta de extracción del casco, es mejor no hacerlo, ya lo harán los socorristas cuando lleguen. Si no es posible inmovilizar la cabeza con dos topes laterales, puede realizarse una inmovilización tipo Dama de Elche improvisada con un forro polar alrededor del cuello y otro alrededor de la cabeza sujetos con un cordino, aunque su efectividad para restringir los movimientos es inferior.

Ínigo SOTERAS y Enric SUBIRATS
La lectura de este texto pretende completar – y en ningún caso sustituir – la enseñanza impartida por los instructores de socorrismo. Para aplicarlos correctamente se recomienda la realización de un curso acreditado de socorrismo orientado a la montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *